35

Hace mucho, eras como una bocanada de inquietud, un halo entre la multitud donde te encontré. Veo tus vértices, tus corrientes de aire. Conozco tu mirada y cada día más matices de tu piel. Intento adentrarme en tu alma luchadora. Aquella noche, tus manos secuestraron mis sentidos y cuando he querido darme cuenta te has metido de lleno en habitaciones que ni yo sabía que existían. Y yo quería darte muy poco, mi intención era otra, sin darme cuenta, ya has cogido más cosas de las que yo te he ofrecido…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: