Una noche mirando las estrellas.

Cinco minutos sentada, me bastaron para cofirmar que lo que cada día me anima a levantarme es que puedo volverte a ver. Puedo dormir y extrañarte, estar despierta y extrañarte… Puedo extrañarte siempre que me pare a pensar. Por eso no pienso, sólo trato de avanzar cada día con mi sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: